jump to navigation

esa droga llamada… noviembre 15, 2006

Posted by hsolo in ella.
28 comments

tengo un amigo que, actualmente, se considera un drogadicto.

Por suerte, la droga en la que ha caído no le tiene porqué causar ningún problema psicofísico ni inmediatamente ni en el largo plazo.
Ninguna consecuencia y ningún efecto colateral más allá de mucha felicidad,
aunque es una droga dura, de las que más.

caerDurante años pensó que esa droga y él se autoevitaban.
Coqueteó con ella alguna que otra vez, pero no terminaba de caer.
No es que mi amigo fuera de esos que dicen “yo nunca caeré
pero sí que es verdad que a menudo creía que “no iba con él“,
es más, en los últimos tiempos, estaba convencido de que jamás había notado sus efectos e,
ingenuo él, empezaba a pensar que jamás los sentiría.

Y no obstante,
como leí no hace mucho en otro blog,
con paciencia y un poquito de esperanza,
cuando menos te lo esperas…

ni se comparte ni se cambia

Escuchando Roxette – Dressed for success

No sé cual es la clave del éxito, pero la clave del fracaso es intentar agradar a todo el mundo.
 Bill Cosby (1937-?) Actor, cómico y productor estadounidense.

pingüinos noviembre 13, 2006

Posted by hsolo in general.
13 comments

t

engo un amigo al que los pingüinos le parecen los animales más encantadores, a la par que elegantes, de la creación…

y ahora, más que nunca.

pingüinos

Escuchando Whitney Houston – I wanna dance with somebody

El día que tú no ardas de amor, muchos morirán de frío.
François Mauriac (1905-1970)
Escritor francés.

Actualización: pido perdón por la falta de ortografía, ya corregida gracias Reich.

no estáis solos noviembre 7, 2006

Posted by hsolo in amigos.
15 comments

t

 engo un amigo que cree que las cosas se ven mucho mejor, cuando se ven desde fuera, lo cual no quiere decir no implicarse.

El caso es que me estoy dando cuenta que, aunque la sensación aquella de “me siento solo aunque estoy rodeado de gente“, parece que sólo se puede sentir en primera persona, empiezo a tener la sensación que varios de mis amigos se sienten así. Y me jode fastidia.

Me explico.

Nunca había pensado que un amigo mío pudiera sentirse solo, estando todo el grupo que nos rodea. O que, por lo que veo, aparentemente nos rodea.

Una de mis amigas más vieja, vieja porque hace mucho que la conozco, pero joven, muy joven

Abro paréntesis: es un año más pequeña que yo… es decir, es joven, leches, muy joven. Cierro paréntesis.

como decía, esta chica, a la que llamaré Pelos y que la conozco por ser compañera de colegio de Primilla-super-fashion, ha cambiado de pareja.

Dicho así, pues vale, bien ¿no?
Pues no.

VolverCuando conocí a Pelos, salía con… llamémosle Pedro.

Lo dejó.
Volvieron.
Volvieron a dejarlo.
Regresaron.
Lo dejaron.
Volvieron.
Se casaron.
Se separaron.
Volvieron… sí, volvieron.

Entre la segunda dejada y el tercer enamoramiento, Pelos salió con otro chico, llamémosle San Pancracio. Al cual, obviamentte, dejó para volver con Pedro.

Pues bien. Ahora ha dejado a Pedro y ha vuelto con el San Pancracio.

Abro paréntesis: quizá en lugar de Pelos, debería llamarla El Almendro. Cierro paréntesis.

Increíble, al menos para mí, pero cierto.

Estaba el otro día practicando el deporte nacional con Primilla-super-fashion, es decir, hablándolo de los demás, le pregunté

HSolo: pero es que no hay más tíos en el mundo?

Aclaración: y que conste que no me refería a mí, válgame Dios, que jamás me liaría con ella por motivos que ahora no vienen al caso.

Primilla: es que… a ti te parece fácil, tienes amigos de la Uni, del trabajo… sales con nosotros pero… qué tiene ella? Cuando empezó a salir con Pedro, sólo mantuvo tres amistades, que ahora están casadas y con hijos… Sus principales amigos eran los amigos de Pedro. El sí supo mantenerlos, quizá demasiado lo supo hacer. Ahora, está rodeada de gente, pero está sola.

Y no sé por qué, pero me acordé de Jaime, amigo mío del trabajo.

No está pasando una buena época laboral. Aunque no debería decir eso, porque yo creo que laboralmente le ha pasado lo mejor: cambiar de aires.
Pero es un chico que depende mucho de las personas. Le han sacado de donde llevaba 20 años y está en horas bajas. Por allí habían pasado muchas personas,

Rectifico: habíamos pasado muchas personas.

Ahora está en un sitio con muy pocas y, lo peor para él, esas pocas no son ni de su edad, ni de su ocio… y eso le agobia.

Ahora es cuando deberían alzarse las voces que digan “aquí están tus amigos“, para animarte y salir contigo en estos momentos.espiral

Pero no me siento capacitado para sacarles de la que,
para mí, es una espiral en la que se han metido.

Porque, a pesar de lo risueños que son ambos, cuando hablas seriamente con ellos, son de lo más frágil y, es entonces, cuando sacan a relucir su verdadero problema:

ambos desean una pareja que les demuestre lo que les dice todo el mundo

“… con lo encantador/a que tú eres”

 Y no, no pegan ni con cola… ¿o sí?

Quizá ahora me doy más cuenta que nunca de todo eso,
quizá porque ahora es cuando menos solo me he sentido en mi vida.

caminos

Escuchando Joaquín Sabina – Que se llama soledad

Saber escuchar es el mejor remedio contra la soledad.
Anónimo