jump to navigation

flores febrero 16, 2007

Posted by hsolo in general.
trackback

tengo un amigo al que esta mañana le han preguntado

“¿le gustaron las flores?”

y automáticamente me he acordado de un artículo que había leído yendo al trabajo en el Diario ADN.

‘Mujer joven y paradoja’ por Cristina Fallarás

La mujer joven sonríe de medio lado al decir que no le importa lo de San Valentín, alude a los grandes almacenes, a los norteamericanos. Se junta con sus amigas a hablar, bromean sobreactuando: esas cosas tan cursis, dicen, tan viejas.
Todas opinan -realmente lo creen- que qué risa el día de los enamorados, lo dicen y se estiran el jersey sobre la cinturilla del vaquero, miran pasar los taxis, se retiran el pelo de la frente.

La mujer joven se distrae, pensando que su agotadora jornada laboral no liga con pasteles en forma de corazón. Casa mejor con la obligación de dar siempre la talla: competitiva, culta, madre, elástica, guapa, implacable, cochina, delgada. Con la costumbre de presumir de lecturas sofisticadas intentando recordar si ha tendido la lavadora, de que las audacias sexuales la pillen bien depilada.
 
Y escupe sobre la idea de una mujer joven que, a miles de kilómetros, saldrá de su amplia cocina a un jardín vallado en madera blanca a recibir al 4×4 de su marido junto a sus dos querubines.

Entonces, a una de las amigas le llega un ramo de rosas rojas,

rosas

de un rojo terciopelo princesa cruel. Se sonroja -¿quién será el tonto que..?- al ver que llegan sin tarjeta.

Todas dicen, ay, qué risa. Y están pensando, aunque ni muertas lo confesarán, que por qué ellas no tienen unas flores, unos bombones, un sms… todo muy cursi, sí. Y la mujer joven, tan competente, tan intelectual, piensa lo mismo.
Lo pensó ayer, y hoy aún no se lo ha perdonado.

Seguramente porque las rosas no eran para ella.

pa verlas

Escuchando Sophie Ellis-Bextor – Take me home

En cuanto se concede a la mujer la igualdad con el hombre, se vuelve superior a él.
 Margaret Thatcher
(1925-?) Ex-primer ministro de Inglaterra.

Anuncios

Comentarios»

1. Wendeling - febrero 16, 2007

Ahora va a resultar que soy vieja, porque a mi me encantan los detalles, aunque sean en S. Valentín.

Besos de una maia.

2. Apin - febrero 16, 2007

Yo era de las q decía eso, hasta este año, q me hacía una ilusión tremenda celebrarlo. Y tuve un café con leche y dulce y un librito precioso de regalo. Sí, cursi. Y yo le regalé a mi amor un peluche. Más cursi.
Besitos sr. no tan solo!

3. Carmen - febrero 16, 2007

A mi me gustan los detalles (creo que como a todos), pero los prefiero en la intimidad que en una oficina rodeada de un montón de gente.

Que levante la mano el que nunca le ha enternecido un detalle cursi o el que no ha sentido una punzadita de “envidia sana” al ver como le demuestran a otro afecto…nadie lo puede evitar…somos humanos.

Besos

4. istharb - febrero 16, 2007

Yo creo que a todos/as, nos gusta que nos digan que nos quieren, ya sea con flores, o con un beso

5. Laura - febrero 16, 2007

Una curiosidad: ¿Has regalado flores a la “lagarta”?…

6. Zarem - febrero 16, 2007

Yo pa que voy a decir ná.. si soy más cursi que un paragüas rosa jajajaja. Lo único que a mi me gustan los mimos no sólo en San Valentin , avariciosa soy… Besikos.


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: