jump to navigation

una más abril 29, 2007

Posted by hsolo in amigos.
8 comments

tengo un amigo al que le convocaron hace un par de semanas para una extraña reunión,
extraña por el lugar y la hora,
y, como pudo comprobar al llegar, por el número de gente convocada.

Tal y como dije a la comunicante “ops! me va un poco justo de tiempo, si no os importa, llegaré una media hora tarde”

relojY así fue. Claro que, luego me enteré que algunos acababan de llegar y en ningún momento habían dicho que se retrasarian.

Abro paréntesis: ¿tanto cuesta ser puntual? ¿tanto cuesta avisar? ¿qué es el tiempo? ¿hay vida inteligente en la Tierra? Cierro paréntesis.

Como diría Reich, mogollón de personas, muchas, muchísimas.
Bueno, quizá no tantas, pero sí las suficientes como para decir que, como mucho, conocía a la mitad.

Me arrimé a mis conocidos, los cuales para mi goce y disfrute, habían venido con sus churumbelillos.

Los típicos
“qué tal” “cómo va” “hacía tiempo que no nos veíamos”
predecieron a
“estamos aquí porque…” “creo que sí pero…” “seguro que nos van a decir que…”
Y de fondo
“pues yo los muebles noséqué” “pues yo mi piso nosécuánto”

Un buen rato después nos dieron la buena nueva… Pelos and Tatoo Strikes Back…

SE CASAN

cavaQué alegría!!!
Albricias, albricias!!!
Qué corra el cava, catalán of course.

Besos.
Abrazos.
No quepo en mí de goce.

Los chicos ya gritan “la despedida será tal día!!!”

Creo que se me van a saltar las lágrimas.
Por Dior!!! qué ganas de que llegue tan magno acontecimiento.
Estoy deseando hacerle un nuevo regalo, ya que no tuve suficiente con la primera boda de Pelos.

Creo que el tigre de cerámica de metro y medio que vi en la sección “China, aquí mismo” de El Corte Inglés les hará una ilusión tremenda.

de bodorrio

Escuchando Mecano – Por la cara

La ironía no es nunca inmoral.
 Pitigrilli
(1893-1975) Escritor italiano.

préstamos al 0% abril 25, 2007

Posted by hsolo in general.
10 comments

tengo un amigo al que le gusta cogerse las tardes de los miércoles libres,
básicamente porque le gusta ir al cine, y si puede ir el día del espectador, pues mejor que mejor.

Y hoy, es miércoles y me he cogido la tarde libre.

El caso es que, al salir del cine, y dado que mi nuevo móvil ha tenido la gentileza de darme gustito y vibrar en plena función

Abro paréntesis: sé que debería apagarlo, pero lo que suelo hacer es ponerlo en “modo silencio”. Cierro paréntesis.

me he parado a la puerta del cine a ver qué había pasado en mi trabajo en mi ausencia.

Nada importante, por cierto.

ángelEl caso es que mientras estaba mirando mi aparato… mi móvil, quiero decir, se me ha plantado delante una muchachita,
calculo que unos 16 años, quizá 18, máximo 20, pero no creo que bajara de 15.
Me ha mirado con carita de ángel y escote no de ángel y me ha pedido algo…

Y como a mí me gusta el cine, he tenido un momento “flash-back

Este mismo fin de semana, Mi Chica me contó una vez que la atracaron, la dejaron sin un duro y sin un euro, e incluso sin zapatillas. Intentó pedir una moneda para poder llamar a casa y consiguió pedirla, sí, pero nadie se la daba.

Aunque la situación no era la misma, cuando esa chica me ha pedido 50 céntimos para hacer una llamada, me ha venido la imagen de Mi Chica pidiendo algo para llamar a su casa, pues la muchachita que tenía delante, a juzgar por su vestimenta muy limpia, la bolsa que llevaba y el maquillaje, no estaba mendigando.

Y le he dado 1 euro.

Por cierto, no hace ni un año, otra chica a la puerta del metro me pidió mi móvil para hacer una llamada.
También le di 1 euro.

¿Llevo escrito “doy préstamos sin retorno” o qué?

no pidáis

Escuchando Police – Roxanne

Pedir prestado no es mucho mejor que mendigar, así como el prestar con usura no es gran cosa menos que robar.
Gotthold Ephraim Lessing
(1729-1781) Dramaturgo, crítico literario y pensador alemán.

se le perdona todo abril 16, 2007

Posted by hsolo in general.
14 comments

tengo un amigo que no va a volverse a lavar el pie izquierdo nunca más.
Bueno, quizá sí lo haga, mañana mismo, pero por razones humanitarias y por el bien de la humanidad,
que si es por mí, no lo haría, no.

pieEsta tarde estaba dando un paseo conmigo mismo, que es una grata compañía, aunque a veces me llevo la contraria.
Iba por una de las calles más transitadas de Ciudad, cuando he notado un pequeña presión sobre el talón de mi pie izquierdo.
No he hecho mucho caso, pues oía alguna voz muy infantil detrás mío, y muy bajito.

Abro paréntesis: lo de “muy bajito” me refiero a que era de “corta estatura“, no de “voz bajita”. Cierro paréntesis.

Cuatro, literal, cuatro pasos más adelante, de nuevo una ligera presión sobre mi talón izquierdo.

(pensamiento): una vez vale, pero dos y tan seguidas… me giro, me giro

Y me he girado

– Perdona – me ha dicho una chica amablemente.

Creo que no he hecho ni el más mínimo gesto.
De hecho, la chica debe haber pensado que soy un borde o algo así, pero estaba demasiado metido en mis cosas como para decir nada…

Vale, vale, miento.

Lo que pasa es que al girarme he visto una guapa señorita,
ojazos azules,
sonrisa encantadora
y un travieso niño rubio que no paraba quieto.

Me he quedado un poco pensativo… esa chica me sonaba de algo.
Me han adelantado y, al pasarme, me he dado cuenta que unas chicas adolescentes se la quedaban mirando.

(pensamiento): esta chica es famosa

Unos minutillos he ido caminando cerca suyo.
El niño se ha distraído con un balón de fútbol, y la chica lo ha llamado

Liam! ven!

No porque conociera el nombre del niño, pero en ese momento he caído en quién podía ser.
He llamado a Mi Chica para verificarlo y me ha dicho que podía ser, , que le sonaba.

Al llegar a casa lo he verificado: sí, era ella.

Verónica Blume

y pensar que todavía guardo la carpeta que me forré con su foto…

Escuchando Wax – Right between the eyes

Lo que más odio es que me pidan perdón antes de pisarme.
Woody Allen
(1935-?) Actor, director y escritor estadounidense.

desobedeciendo… menos mal abril 9, 2007

Posted by hsolo in familia.
15 comments

tengo un amigo del que cuentan que, la primera vez que desobedeció a sus padres fue cuando dijo

no pares, sigue papá”

y minutos más tarde, se hizo caca encima, dejando en el Seat de la época un inconfundible aroma que, evidentemente, no venía de fuera.

Abro paréntesis: de eso se percataron pues, no es que el autor hablase, sino que al cerrar la ventanillas, el olor lejos de marcharse, se acrecentó. Cierro paréntesis.

De eso hace más de 30 años y, aunque aquella vez debí hacer caso a aquellas personas que llevaban muchos años controlando sus esfínteres, no me arrepiento en absoluto de haberles contradicho tantas y tantas veces después, me haya equivocado o no.

bicicletaRecuerdo, con unos 6 años, el día que mi padre me quitó uno de los ruedines de mi bicicleta.
Mom no dijo nada… hasta que Vader, minutos más tardes, decidió quitar la otra.
No recuerdo cuantas veces caí, pero aproximadamente fueron el doble de veces de las que Mom protestó

“ponle las ruedas!!! se va a matar!!!
HSolo, no montes sin las ruedas pequeñas!!!
HSoloooo!!!!”

Esta claro que no me maté, aunque quién sabe si alguno de aquellos golpes no me dejó secuelas irreparables que han redundado en este comportamiento mío a veces tan extraño. Pero por mis pendientes reales que yo tenía que ser capaz de ir sin ruedines.

Viendo a los adolescentes de hoy día, e incluso pensando en mis amigos y compañeros de clase de aquella época…
¡¡¡qué gran fortuna tuvieron mis progenitores conmigo durante mi pubertad!!!!
No fueron unos años de los que recuerde ningún conflicto más allá de aquello de “antes sacabas mejores notas

Quizá el mayor conflicto lo tuve con mi tutor de 3º de BUP,

Abro paréntesis: soy de la generación de la EGB y el BUP. Cierro paréntesis

al que casi le da algo cuando le dije la carrera que pensaba estudiar:

“Tienes conocimientos para estudiar otras y llegar a cosas importantes

o algo así me dijo, pero no le hice ni caso.
Quizá me equivoqué, seguramente, porque lo que estudié me aburrió muchísimo,
aunque me sirvió positivamente para mi trabajo, y eso sí me gustaba.

Siguiendo cronológicamente, al cumplir los 18… ay! empezó la vida de verdad de la buena.

Al poco de estrenar la mayoría de edad, y cuando todavía estaba en COU

Abro paréntesis: que sí, que sí, que soy de esa generación. Cierro paréntesis

no se me ocurrió otra cosa que presentarme a unas pruebas de selección en la empresa donde trabajaba Bros.

Mom me dijo que no era necesario, que no fuera, que daba igual…
Vader que me fuera curtiendo en esas lides, pensando que, casi imberbe, no llegaría muy lejos al tener que lidiar con licenciados y gente con mayor experiencia.

Tras superar psicotécnicos y alguna entrevista previa,
Bros se emocionó, su “little brother” hacía progresos.
Vader se sorprendió de su “little son”
Mom se enfadó… “tú a tus estudios!”

y llegó el examen de conocimientos.

viajarNo lo olvidaré jamás.
Era un lunes de mayo.
La semana anterior, de viernes a viernes, era el viaje de fin de… de fin de todo.
Fin de curso y fin de un periplo en un colegio privado.
Ese viaje no me lo perdía yo, por nada del mundo.
Me daba igual superar aquellas pruebas o no.

Bros, en su momento, no fue a su correspondiente viaje y recuerdo que me dijo “allá tú
Vader no me acuerdo que dijo, supongo que algo así como “a ver qué hacéis por Europa”
y Mom… a Mom no sé si le sabía peor que me presentase a un examen que me iba a despistar de mis estudios o ver a su pollito chiquito una semana lejos del cobijo del alita de mamá-gallina.

Total, que me fui de viaje,
adelgacé unos 3 ó 4 kilos,
regresé,
estudié un fin de semana unos temas que jamás había visto en el colegio
me presenté al examen y…

aprobé.

Mom no lo vio nada claro.
Y he de decir que, en el corto plazo, acertó.

El primer año de carrera,
con dinerito propio en el bolsillo
y quedándome solo en casa pues trabajaba hasta los sábados,
casi me echan de la Facultad.

Mom estuvo años echando chispas,
escupiendo demonios,
se podría decir que, maltratándome psicológicamente y echándome en cara una y otra vez sus palabras, pues en los estudios iba muy poco a poco.

Años más tarde, y viendo el panorama laboral del país, la cosa cambió a “menos mal que tomaste esa decisión, ahora tienes una experiencia, a tu corta edad, envidiable”

pisoA los veintimedios-más-algo,
y siendo, obviamente, soltero y sin compromiso conocido ni por conocer,
no se me ocurrió otra cosa que comprarme un pisito.

Abro paréntesis: yo no lo catalogaría de “picadero”, como muchos me dijeron. Cierro paréntesis.

Vader es una persona que nunca se ha caracterizado por ser un gran consejero, precisamente.
No recuerdo que jamás me dijera “tengo que hablar contigo” ni nada parecido.
Sin embargo, recuerdo perfectamente que vino a mi cama y me dijo

“¿tú estás seguro?”

pero lo que realmente quiso decir es

“¿tú estás loco?”

Una vez más, no le hice caso.
Una vez más, en el corto plazo, todo problemas…
reformas,
dinero,
muebles,
dinero…

Una vez más, en el largo plazo “menos mal que lo hiciste, ahora tienes un piso que vale más del doble”

Sé que en otras cosas, he contradicho a mis padres y tienen razón, como en… no os lo cuento, porque me da vergüenza reconocer esos errores. Pero quizá algún día repare esos daños. Todo tiene solución menos la… yuyu.

En cualquier caso, no sé cuándo será la próxima vez que les lleve la contraria,
ni sé si se equivocarán ellos o me equivocaré yo,
pero aunque respeto mucho su opinión y la escucho,
creo que debo ser yo el que tome las decisiones,
valorando por encima de todo mis pensamientos,
pero me gusta saber que, en cualquier caso, seré yo y no ellos, el que acierte o se equivoque.

Ciertamente, tengo suerte con mis padres.

Escuchando Joaquín Sabina – Pastillas para no soñar

Si lo que quieres es vivir cien años,
no pruebes los licores del placer.
Si eres alérgico a los desengaños
olvídate de esa mujer.

Compra una máscara antigas
mantente dentro de la ley.
Si lo que quieres es vivir cien años
haz músculos de 5 a 6

Y ponte gomina que no te despeine,
el vientecillo de la libertad.
Funda un hogar en el que nunca reine,
más rey que la seguridad.

Evita el humo de los clubs,
reduce la velocidad.
Si lo que quieres es vivir cien años,
vacúnate contra el azar.

Deja pasar la tentación,
dile a esa chica que no llame más.
Y si protesta el corazón,
en la farmacia puedes preguntar:
“¿tienen pastillas para no soñar?”

Si quieres ser matusalén,
vigila tu colesterol.
Si tu película es vivir cien años,
no lo hagas nunca sin condón.

Es peligroso que tu piel desnuda,
roce otra piel sin esterilizar.
Que no se infiltre el virus de la duda,
en tu cama matrimonial.

Y si en tus noches falta sal,
para eso está el televisor.
Si lo que quieres es vivir cien años,
no vivas como vivo yo.

Deja pasar la tentación,
dile a esa chica que no llame más.
Y si protesta el corazón,
en la farmacia puedes preguntar:
“señorita por favor ¿tienen pastillas para no soñar?”

saber llevar la contraria

Estos son malos tiempos. Los hijos han dejado de obedecer a sus padres y todo el mundo escribe libros.
Marco Tulio Cicerón
(106 AC-43 AC) Escritor, orador y político romano.