jump to navigation

desobedeciendo… menos mal abril 9, 2007

Posted by hsolo in familia.
trackback

tengo un amigo del que cuentan que, la primera vez que desobedeció a sus padres fue cuando dijo

no pares, sigue papá”

y minutos más tarde, se hizo caca encima, dejando en el Seat de la época un inconfundible aroma que, evidentemente, no venía de fuera.

Abro paréntesis: de eso se percataron pues, no es que el autor hablase, sino que al cerrar la ventanillas, el olor lejos de marcharse, se acrecentó. Cierro paréntesis.

De eso hace más de 30 años y, aunque aquella vez debí hacer caso a aquellas personas que llevaban muchos años controlando sus esfínteres, no me arrepiento en absoluto de haberles contradicho tantas y tantas veces después, me haya equivocado o no.

bicicletaRecuerdo, con unos 6 años, el día que mi padre me quitó uno de los ruedines de mi bicicleta.
Mom no dijo nada… hasta que Vader, minutos más tardes, decidió quitar la otra.
No recuerdo cuantas veces caí, pero aproximadamente fueron el doble de veces de las que Mom protestó

“ponle las ruedas!!! se va a matar!!!
HSolo, no montes sin las ruedas pequeñas!!!
HSoloooo!!!!”

Esta claro que no me maté, aunque quién sabe si alguno de aquellos golpes no me dejó secuelas irreparables que han redundado en este comportamiento mío a veces tan extraño. Pero por mis pendientes reales que yo tenía que ser capaz de ir sin ruedines.

Viendo a los adolescentes de hoy día, e incluso pensando en mis amigos y compañeros de clase de aquella época…
¡¡¡qué gran fortuna tuvieron mis progenitores conmigo durante mi pubertad!!!!
No fueron unos años de los que recuerde ningún conflicto más allá de aquello de “antes sacabas mejores notas

Quizá el mayor conflicto lo tuve con mi tutor de 3º de BUP,

Abro paréntesis: soy de la generación de la EGB y el BUP. Cierro paréntesis

al que casi le da algo cuando le dije la carrera que pensaba estudiar:

“Tienes conocimientos para estudiar otras y llegar a cosas importantes

o algo así me dijo, pero no le hice ni caso.
Quizá me equivoqué, seguramente, porque lo que estudié me aburrió muchísimo,
aunque me sirvió positivamente para mi trabajo, y eso sí me gustaba.

Siguiendo cronológicamente, al cumplir los 18… ay! empezó la vida de verdad de la buena.

Al poco de estrenar la mayoría de edad, y cuando todavía estaba en COU

Abro paréntesis: que sí, que sí, que soy de esa generación. Cierro paréntesis

no se me ocurrió otra cosa que presentarme a unas pruebas de selección en la empresa donde trabajaba Bros.

Mom me dijo que no era necesario, que no fuera, que daba igual…
Vader que me fuera curtiendo en esas lides, pensando que, casi imberbe, no llegaría muy lejos al tener que lidiar con licenciados y gente con mayor experiencia.

Tras superar psicotécnicos y alguna entrevista previa,
Bros se emocionó, su “little brother” hacía progresos.
Vader se sorprendió de su “little son”
Mom se enfadó… “tú a tus estudios!”

y llegó el examen de conocimientos.

viajarNo lo olvidaré jamás.
Era un lunes de mayo.
La semana anterior, de viernes a viernes, era el viaje de fin de… de fin de todo.
Fin de curso y fin de un periplo en un colegio privado.
Ese viaje no me lo perdía yo, por nada del mundo.
Me daba igual superar aquellas pruebas o no.

Bros, en su momento, no fue a su correspondiente viaje y recuerdo que me dijo “allá tú
Vader no me acuerdo que dijo, supongo que algo así como “a ver qué hacéis por Europa”
y Mom… a Mom no sé si le sabía peor que me presentase a un examen que me iba a despistar de mis estudios o ver a su pollito chiquito una semana lejos del cobijo del alita de mamá-gallina.

Total, que me fui de viaje,
adelgacé unos 3 ó 4 kilos,
regresé,
estudié un fin de semana unos temas que jamás había visto en el colegio
me presenté al examen y…

aprobé.

Mom no lo vio nada claro.
Y he de decir que, en el corto plazo, acertó.

El primer año de carrera,
con dinerito propio en el bolsillo
y quedándome solo en casa pues trabajaba hasta los sábados,
casi me echan de la Facultad.

Mom estuvo años echando chispas,
escupiendo demonios,
se podría decir que, maltratándome psicológicamente y echándome en cara una y otra vez sus palabras, pues en los estudios iba muy poco a poco.

Años más tarde, y viendo el panorama laboral del país, la cosa cambió a “menos mal que tomaste esa decisión, ahora tienes una experiencia, a tu corta edad, envidiable”

pisoA los veintimedios-más-algo,
y siendo, obviamente, soltero y sin compromiso conocido ni por conocer,
no se me ocurrió otra cosa que comprarme un pisito.

Abro paréntesis: yo no lo catalogaría de “picadero”, como muchos me dijeron. Cierro paréntesis.

Vader es una persona que nunca se ha caracterizado por ser un gran consejero, precisamente.
No recuerdo que jamás me dijera “tengo que hablar contigo” ni nada parecido.
Sin embargo, recuerdo perfectamente que vino a mi cama y me dijo

“¿tú estás seguro?”

pero lo que realmente quiso decir es

“¿tú estás loco?”

Una vez más, no le hice caso.
Una vez más, en el corto plazo, todo problemas…
reformas,
dinero,
muebles,
dinero…

Una vez más, en el largo plazo “menos mal que lo hiciste, ahora tienes un piso que vale más del doble”

Sé que en otras cosas, he contradicho a mis padres y tienen razón, como en… no os lo cuento, porque me da vergüenza reconocer esos errores. Pero quizá algún día repare esos daños. Todo tiene solución menos la… yuyu.

En cualquier caso, no sé cuándo será la próxima vez que les lleve la contraria,
ni sé si se equivocarán ellos o me equivocaré yo,
pero aunque respeto mucho su opinión y la escucho,
creo que debo ser yo el que tome las decisiones,
valorando por encima de todo mis pensamientos,
pero me gusta saber que, en cualquier caso, seré yo y no ellos, el que acierte o se equivoque.

Ciertamente, tengo suerte con mis padres.

Escuchando Joaquín Sabina – Pastillas para no soñar

Si lo que quieres es vivir cien años,
no pruebes los licores del placer.
Si eres alérgico a los desengaños
olvídate de esa mujer.

Compra una máscara antigas
mantente dentro de la ley.
Si lo que quieres es vivir cien años
haz músculos de 5 a 6

Y ponte gomina que no te despeine,
el vientecillo de la libertad.
Funda un hogar en el que nunca reine,
más rey que la seguridad.

Evita el humo de los clubs,
reduce la velocidad.
Si lo que quieres es vivir cien años,
vacúnate contra el azar.

Deja pasar la tentación,
dile a esa chica que no llame más.
Y si protesta el corazón,
en la farmacia puedes preguntar:
“¿tienen pastillas para no soñar?”

Si quieres ser matusalén,
vigila tu colesterol.
Si tu película es vivir cien años,
no lo hagas nunca sin condón.

Es peligroso que tu piel desnuda,
roce otra piel sin esterilizar.
Que no se infiltre el virus de la duda,
en tu cama matrimonial.

Y si en tus noches falta sal,
para eso está el televisor.
Si lo que quieres es vivir cien años,
no vivas como vivo yo.

Deja pasar la tentación,
dile a esa chica que no llame más.
Y si protesta el corazón,
en la farmacia puedes preguntar:
“señorita por favor ¿tienen pastillas para no soñar?”

saber llevar la contraria

Estos son malos tiempos. Los hijos han dejado de obedecer a sus padres y todo el mundo escribe libros.
Marco Tulio Cicerón
(106 AC-43 AC) Escritor, orador y político romano.

Anuncios

Comentarios»

1. Wendeling - abril 9, 2007

Creo sinceramente que los mejores padres son los que dan libertad a sus hijos para equivocarse y aprender de sus propios errores.

Besos de una maia (que casualidad!! yo también soy madre, a ver si voy aprendiendo a ser menos gallina clueca).

2. eterna buscadora - abril 9, 2007

Le diré a mi madre que se pase por aquí para que vea que si no la hago caso es para mi bien “a corto plazo”…. no funcionará

3. mordandis - abril 9, 2007

Es mejor equivocarse por si mismo que por los demás, aunque cuando alguien que te quiere te da un consejo, nunca intenta que sea para mal, obviamente. Está muy bien eso de sentir orgullo de si mismo y de sus progenitores, desde luego que tienes mucha suerte.

1beso

4. Lara - abril 9, 2007

También soy de tu generación y me he visto reflejada casi todas tus vivencias (yo tampoco obedecí… y menos mal).
Sigue siendo tú mismo, aunque escuches y valores los consejos, las decisiones deben ser tuyas, para bien o para mal.
Un beso, HSolo.

5. Baltasar Aceno - abril 9, 2007

Pues sí, si reconocen que hiciste bien en algo que ellos te dijeron que no hicieras, tienes suerte.

Abrazo

6. Luisa - abril 9, 2007

Asi que tienes un buen trabajo y un piso, no te falta de nada.¡como no voy a tener interes en ti!.

Tampoco lo digas muy alto, que lo mismo aparece una mujer en tu vida que no te permite que desobecezcas en nada; es lo que les suele pasar a los que van de libres

7. Mezcal - abril 9, 2007

Abro paréntesis: ¿Contradecido está bien decido? Cierro paréntesis.
Besitos

Nota de HSolo: así me gusta, que estéis atentos a las faltas de ortografía que pongo para ver si alguien se da cuenta…
¿cuela?
Vale, vaaaaale, lo reconozco… qué cagada!!!!
Gracias por avisarme.

8. Zarem - abril 9, 2007

Yo soy muy desobediente, pero mucho mucho.. Besos

9. Mezcal - abril 9, 2007

Lindo,ejem, te queda otro al final del post.
Más besitos y de nada.

10. Memnoch - abril 10, 2007

Se puede decir que los que pertenecemos a la generación X erámos (y somos) rebeldes (¿o debería de decir mejor independientes?) en cuanto a la inmensa mayoría de las elecciones que debíamos tomar. Esta claro que esuchabamos a nuestros padres, aunque no siempre les hicieramos caso, pero nos gustaba, y nos gusta, tomar nuestras propias decisiones.
La generación actual… es para darle de comer a parte y desde luego no se nos puede comparar con ella. A su lado nosotros éramos unos santos.

11. Jene - abril 10, 2007

pues….yo ultimamente estoy en ese in-pass, en el que todo el mundo me dice que estoy equivocada, espero no hacerlo, pero surgen muchas dudas.. tal vez como lo cuentas con esa gracia que tu tienes parece muy fácil.. pero todos sabemos que no lo és, cruzo los dedos para que todo salga bien.. porque no me gustaría escuchar esa famosa frase..¡ves te lo dije¡¡. Un abrazo enorme.

12. Azul - abril 11, 2007

Los padres sin importar, tiempo espacio o años, siempre darán su opinión, siempre querrán ahorrarnos golpes …pero afortunadamente también siempre nos dejan en libertad de hacerlo…es como diria mi madre “su trabajo de horas extras”…

Un biko y buena semana :=)

13. Adise - abril 12, 2007

Yo también tengo una amiga que se alegra de haber desobedecido a sus padres, aunque lo que más le vaya sea equivocarse y tropezar con la misma piedra una vez tras otra…

Un besico =)

14. La_Periodista - abril 22, 2007

tienes chica??? desde cuando? que perdida estoy no?

me alegro de que estés bien,

besotes guapo

15. Toy folloso - abril 24, 2007

Tenían mis padres tanta certeza de que me iba a estrellar, que me invitaron a hacerlo desde fuera de su casa.
Esto me hizo recapacitar, y les estaré siempre agradecido por ello.
Salud!


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: