jump to navigation

jefe y machista, lo tiene todo mayo 30, 2007

Posted by hsolo in trabajo.
14 comments

tengo un amigo que tiene un jefe que es un (…) y un (…) y además un (…)
Nota: substitúyanse los puntos suspensivos por adjetivos descalificativos y, barra, o expresiones despectivas tipo “hijo de la gran aquélla

De hecho, por la casuística de mi empresa y la cantidad que somos, tengo varios jefes, a los que mucho o pocos, les gusta mandar en su terreno.

martillo “fijador”Tengo un jefe comercial y jerárquico que me fija objetivos y me fija el sueldo, el cual ha fijado en poco para lo que gana mi empresa. Con este jefe hablo poco, a pesar de que tengo su despacho a pocos metros de mi mesa. Los números salen y él no se mete en cómo lo hago.

Tengo unos jefecillos de esos que, aunque no son nada directos míos, les gusta la jerarquía. Comparto visitas con comerciales y los jefes de estos, en ocasiones, se creen con derecho a mandarme. Como hasta ahora no hay quejas con los comerciales, no hay quejas con sus jefes.

Y tengo un jefe, (…), (…) y (…), al que podría llamar operacional. Es el que conoce los productos que comercializamos y nos propone estrategias.

¿He dicho “propone“?

Cuánto le gustaría a él imponerlas pero, hoy por hoy, no puede. Sólo puede proponer

El caso es que lo conocí hace muchos años, cuando los dos éramos unos pelagatos.

Abro paréntesis: extraña profesión la de pelagatos… muy extraña, pardoce. Cierro paréntesis

Bueno, yo lo sigo siendo.

Él aprendió a (…) y a poner el (…) para dar goce y disfrute a los árboles que le cobijaban.

a cobijo

 Y luego supo (…) y poner el (…) a los nuevos árboles que sustituyeron a aquéllos.

En esos años aprendí mucho de cómo no quiero ser, pues a su manera de conseguir las cosas se unen
sus altibajos emocionales, sus puñaladas traperas,
su racismo, su xenofobia, sus mentiras
y su astucia para cubrirse las espaldas.

Un día de estos, alguien le pillará en un renuncio.
Porque un día, lo que ayer me dijo por teléfono, lo dirá ante la persona equivocada o por escrito.

Ayer no se le ocurre nada más machista que decirme “porque la clienta no está buena, sino te diría que te la tirases ya mismo con tal de que fime, que firme ya!”

ni que fuera miss universo

Escuchando Taxi – Tu oportunidad

El poder arbitrario constituye una tentación natural para un príncipe, como el vino o las mujeres para un hombre joven, o el soborno para un juez, o la avaricia para el viejo, o la vanidad para la mujer.
 Jonathan Swift
(1667-1745) Político y escritor irlandés.

redefiniendo la pareja tradicional mayo 22, 2007

Posted by hsolo in general.
19 comments

tengo un amigo que a veces piensa lo difícil que debían tenerlo antes determinadas parejas, cuando incluso hoy día nos sorprendemos al fijarnos en cualquiera que se salga de nuestros patrones aprendidos desde peques.

Ayer mismo, me sorprendí a mí mismo al sorprenderme (rebuznancia) al ver una pareja a la que catalogué de “atípica“.

Estaba comiendo con la bloguera más (cariñoso) boba, cuando me fijé en la pareja que ella tenía a su espalda.

Que me fijara no pasó desapercibido para una persona tan curiosa observadora como ella, así que, con todo el disimulo del mundo

Abro paréntesis: es decir, ninguno. Cierro paréntesis.

se giró para mirarles.

¿Qué me había llamado la atención?

sonrisa masculinaPues que el chico,
aproximadamente 25 años,
moreno,
barba de tres días arreglada,
más o menos de mi estatura,
unos kilitos menos que yo… unos cuantos y mejor repartidos,
sonrisa interesante,
ojos penetrantes…

vamos, que el chico estaba de muy buen ver

vale, sí… estaba bueno.

pero cuando digo “bueno” me refiero a bueno, no iba a ser modelo, ni mister nada, ni ganará ningún concurso de musculitos, pero su físico y su manera de vestir, llamó nuestra atención…

el caso es que ese chico más que majo, estaba con una chica

aproximadamente 22 añitos,

Abro paréntesis: no la voy a describir físicamente. Cierro paréntesis.

una chica más que normalita. O quizá debería decir, menos que normalita.
Incluso diría más, con poquito o nulo encanto, sobretodo al lado de aquel chico.

Y, si os digo la verdad, por lo que vi, me pareció que el chico estaba más coladito por ella que al revés, pero esto es una apreción muy subjetiva.

Estamos… o quizá debería decir estoy acostumbrado a que chica superguapas salgan con chicos normalitos tirando a feos, pero al revés, no tanto.
En estos casos, el sector más rancio suele hacer comentarios del tipo: o por su dinero, o porque la tiene de palmo y medio.

A lo que siempre me hace reflexionar igual

Dinero: me acuerdo del chiste del viejito adinerado que se casa con la jovencita exhuberante y los amigos le dicen

– pero no ves que está contigo por tu dinero…

y él responde

– pero no veis que, si no fuera por mi dinero, no estaría conmigo…

Palmo y medio: algo más habrá, porque… cómo consigue un chico feo que una tía buenorra acceda a verle el palmo y medio?? y… además, luego hay que saber usarlo.

Total, o estas teorías están equivocadas, o bien hay otras muchas cosas que, viendo una pareja, no podemos saber.

sentir

Escuchando Dido – Hunter

Es bonito tener dinero y cosas que puede comprar el dinero, pero también es bonito tener las cosas que el dinero no puede comprar.
 George Horace Lorimer
(1867-1937) Editor americano del The Saturday Evening Post

dónde estaban? mayo 18, 2007

Posted by hsolo in amigos.
10 comments

tengo un amigo que siempre ha pensado que los amigos no son aquellos con los que únicamente sales de fiesta.
He de decir que mi amigo no es, como habréis comprobado, Confucio a la hora de hacer aseveraciones.

Acudir a la llamada de alguien cuando propone una fiesta es bastante sencillo.
Organizar una buena fiesta ya no es tan habitual, y sólo unos pocos privilegiados a mi alrededor son capaces de ello.
Organizar una fiesta, buena o mala, es ampliable un poquito más.
Habiéndose utilizado el diminutivo para disminuir la cantidad, no por cariñoso.

Estar al lado de alguien en un momento doloroso, eso no es tan fácil y, mal está decirlo, sólo para muy muy pocos. Valga la redundancia de utilizar dos veces el “muy”.

De todos es sabido, y si no lo era de todos, ahora sí lo es,
que los viernes por la tarde suelo quedar con un grupo, de lo que se podría llamar, buenos amigos.

ripEsta semana, Jaime nos dijo que su abuela estaba muy malita.
Ayer mismo, murió.

Si le hubiéramos preguntado a Vader “qué tenía?”
hubiera contestado “tenía muchos años, eso tenía”

El caso es que hoy, viernes, a la hora de comer, era el sepelio.

Un viernes cualquiera, habiendo o no convocatoria el jueves, como mínimo se hubieran congregado seis personas a comer allá donde los que suelen convocar buenas fiestas dijeran.
En el tanatorio estábamos cuatro.
Y entre esas cuatro personas una que hace tiempo, y por motivos que ahora no vienen al caso, se desvinculó del grupo.
Así que se podría decir que éramos tres de los habituales.

“yo no puedo ir, le llamaré
“me va fatal, le mandaré un mensaje
“disculpaos en mi nombre, por favor, y dadle el pésame

Me han sorprendido, negativamente, las chicas de grupo… ni una.

Fantástico… (es ironía)

en fin…

Escuchando Judy Garland – Somewhere over the rainbow

Una muerte bella honra toda la vida.
 Francesco Petrarca
(1304-1374) Poeta italiano.

guardar silencio mayo 14, 2007

Posted by hsolo in ella.
7 comments

tengo un amigo al que, para no gustarle nada el silencio, lo utiliza muy a menudo.
Es verdad. Me lo han dicho no hace mucho y, tienen razón.
Odio esa sensación, pero hay momentos en los cuales nada se me ocurre y nada digo.

Últimamente tengo una extraña sensación.
Me siento como aquél al que han detenido sin saber muy bien por qué.
No se le acusa de nada en concreto, pero se le interroga.

tesoroNo es el interrogatorio en sí lo comparable a mi sensación,
el caso es que me siento como aquél al que, sin saber nada, le insisten en preguntar

– Dinos quién ha sido y dónde está el tesoro.

Y yo, no tengo ni idea de nada.

– De aquí no sales hasta que no nos digas dónde lo habéis escondido.

Y yo, que tampoco soy de suplicar, no sé qué responder más allá del “yo no sé nada

Soy consciente que, guardando silencio,
puede parecer que oculto el escondrijo,
pero no es así, es que no lo sé.

A veces me gustaría tener respuesta para todo,
a veces me gustaría saber expresarme mejor,
a veces me gustaría exteriorizar mis sentimientos,
a veces me gustaría no dar esa sensación de frialdad,
a veces me gustaría que pudieras leer en mi corazón,
a veces me gustaría dártelo todo,
a veces me gustaría dejarlo todo e ir a tu lado y quedarme allí,
a veces me gustaría que supieras que eres lo más importante que tengo.

Pero no, no sé dónde está el tesoro.

leer

Escuchando LODVG – Geografía

Podrán cortar todas las flores, pero no podrán detener la primavera.
 Pablo Neruda
(1904-1973) Poeta chileno.