jump to navigation

hace un año… julio 11, 2011

Posted by hsolo in balompié.
2 comments

Hoy hace 12 meses me llevé una de las mayores alegrías futbolísticas de los últimos 13 años. Desde aquella Champions del 98 que se ganó y que 10 años antes no se hubiera ganado.

Estas Copas de Europa, perdón, Champions League, no me saben igual que si se hubieran conquistado en los años 80. Aquello era una verdadera competición, donde el sorteo era puro y no había cabezas de serie. Donde la televisión no imponía horarios ni adversarios. No había normas excluyentes y sólo la jugaban los campeones.

Abro paréntesis: me sigue pareciendo lamentable que una Copa de Europa la pueda ganar el cuarto de la Liga Española, por mucho que sea un equipo más potente que el campeón de la Liga Finlandesa, por poner un ejemplo. Es la demostración del poder de la televisión. Cierro paréntesis.

La prueba de que no vivo el fútbol como en los 80, ni de lejos, es que ni en la Copas de Europa ni en ese Mundial, he cantado los goles como lo hacía en mi adolescencia. Mi Chica dice que me cohibieron sus padres, pues vi la final en casa de mis suegros, pero yo no creo que fuera eso. Es simplemente, que ahora lo relativizo todo mucho más.

Ver ganar a la Selección Española un Mundial de fútbol todavía a día de hoy me parece algo increible. Y lo más jodido es que tengo muy claro el por qué: fue por humildad. Por primera vez íbamos como favoritos reales, por nuestra condición de Campeones de Europa pero, por primera vez, los jugadores no se creían favoritos y el primer partido contra Suiza, con derrota, así lo demostró.

Pero como siempre me gusta buscar el otro lado de las cosas, si aquello fue una dulcísima victoria, hubo algo que me supo “fatal“. Quiero hacer hincapié en el entrecomillado de ese “fatal“.
Me supo “fatal” porque Del Bosque no tenía que ser el Seleccionador y, sin él, dudo mucho que se hubiera conseguido. Quizás Aragonés lo hubiera conseguido, sí, pero sólo quizás.
Y es que yo creo que Del Bosque no debía haber sido el seleccionador porque a Del Bosque jamás debieron echarlo del Real. Jamás.

Hoy día se habla maravillas de Pep Guardiola, y con toda la razón del mundo. Quizás Del Bosque no sea un entrenador con juego tan vistoso, pero para mi es el precursor de Guardiola en el trato con los jugadores, en las ruedas de prensa, incapaz de entrar al trapo, asumidor de sus culpas, sin cargar las tintas sobre nadie y… sobre todo, un entrenador ganador: en 3 años y medio en el Madrid, 2 Champions y 2 Ligas como títulos mayores. A ver si el de ahora lo supera.
Guardiola tiene razón, aunque nadie le haga caso, al decir que él no ha inventado nada y que no mea colonia. No, joder, lo que ha hecho es coger lo mejor de otros. Eso sí ¡de qué forma! Pero no es el mejor de todos los tiempos, la humildad que enseña se la vimos antes a Del Bosque y nadie lo reconoce.

Jamás debió salir del Madrid pero… bendita salida si nos trajo un Mundial.

Balompié, filosofía y otras hierbas mayo 30, 2011

Posted by hsolo in balompié.
add a comment

Aprovechando que el Pisuerga pasa por Valladolid, o lo que viene a ser lo mismo, que el Parchelona

Abro paréntesis: por favor, que nadie lea ahí que estoy llamando “parche” a ese club que todos conocemos. El motivo de ese nombre está en que, primero, no quiero utilizar los nombres verdaderos y, segundo, me encanta esto. Cierro paréntesis.

como iba diciendo, que el Parchelona ha ganado la Liga de Champiñones, me apetece hablar un ratito de fút… de balompié, que es como deberíamos llamarlo en nuestro idioma.

Podría hablar largo y tendido de la final del pasado sábado, pero me apetece hablar de lo que yo siento por el balompié, aunque lo que siento ha variado tanto a lo largo del tiempo…

A veces a menudo creo que mi visión del balompié es compartida por muy pocas persona, quizás por Bros, y a lo mejor un poquillo por Bumblebee. Pero cada vez estoy más alejado del aficionado en general y, en particular, de la visión de la prensa, siempre parcial, interesada e incluso diría que obtusa. Y no sólo la de aquí, hablo de toda la prensa en general pero especialmente la prensa escrita.

Estoy de acuerdo en considerar al Parchelona como el mejor equipo del mundo en este momento. Y no es que no esté de acuerdo en considerarlo como el mejor de todos los tiempos, es que no comparto esa idea de “mejor de todos los tiempo” porque no se puede comparar ni los equipos, ni los jugadores, ni nada de nada en ese mundo. Sólo se pueden comparar los que se enfrentan en el césped. No se pueden comparar equipos de diferentes épocas.

Estoy de acuerdo en considerar al señor Hucha como un entrenador excepcional, con unas ideas buenísimas y un comportamiento excelente. Es, quizás, el mejor entrenador del momento, pero no es el mejor entrenador de una época ni, ni mucho menos, de la historia. No ha inventado nada, lo que ha sabido es aplicar lo que ha aprendido y visto en otros. Y lo ha sabido hacer de forma excelente. El mejor entrenador debería ser aquel que es capaz de hacer campeón a cualquier equipo y, eso, es técnicamente indemostrable. Quizás podría admitir que el mejor entrenador es Sir Alex, pues fue capaz de hacer campeón a un equipo pequeño escocés, hacer renacer a los Diablos Rojos y mantenerlo en la altura 20 años, habiendo cambiado de jugadores muchas veces.

Pero lo que más me toca los bowlings es que se hable de una filosofía, de una tradición o de una manera de ser. De unas bases de las que beben todos y que hace años se sentaron: falso de toda falsedad. ¿Dónde estaba esa filosofía entre septiembre de 1999 y junio de 2004? Más de 5 años de sequía… 5!!! y con algunos de los jugadores que hoy son los mejores del mundo ¿Tan mala memoria tenemos? Es sólo un ejemplo de sequía, ha habido otros.

El Parchelona actual es un grupo excepcional, especialmente en lo que ha jugadores creativos se refiere, a los que un extraordinario entrenador ha sabido sacarles el máximo provecho. Pero no hay milagros. Ni siquiera para darles a esos jugadores los premios que se merecen.

Y, desde luego, lo que jamás creeré es que se dopen o que haya una confabulación judeo masónica para que ganen. Ni los árbitros les ayudan

Abro paréntesis: no más que a cualquier otro equipo que ataque mucho y que defienda fuera de su área. Cierro paréntesis.

Sólo pensar en que eso puede pasar debería llevar a quien lo dice a irse de este mundo.

Estoy pensando que quizás mis circunstancias personales, el haber vivido casi siempre siendo del equipo rival al de la ciudad en la que residía, me han hecho, por así decirlo, más fuerte como aficionado y con una visión diferente.

Tendré que analizar por qué veo el balompié así y creo que para eso, tendré que repasar mi relación con El Deporte Rey a lo largo de mi vida.