jump to navigation

abramos los ojos julio 1, 2011

Posted by hsolo in política.
1 comment so far

Dice mi padre a menudo una frase cargada de verdades: “la banca siempre gana, nunca pierde”. Y lo dice incluso jugando al monopoly.

Yo la modificaría un pelín “el capital siempre gana, nunca pierde”.

Oigo decir que lo “justo” sería que, si una persona no puede pagar la hipoteca, el banco se queda el piso / casa y listo. Yo, hipotecado hasta las trancas, no opino igual.

Supongamos un piso que hoy vale 200.000 euros. Vamos al banco a pedir una hipoteca y nos conceden el 90%, 180.000 euros a 30 años. Al cabo de 5 años dejamos de pagar porque no podemos. Todavía debemos 160 mil euros. Supongamos que tasamos el piso y ¡oh! sorpresa, se ha pinchado la burbuja inmobiliaria y el piso vale ahora 150 mil… obviamente, el que te ha prestado el dinero no está a dispuesto a perder dinero.

Conclusión: si esa ley sigue adelante, la banca ¿que va a hacer? pues prestarnos como mucho, mucho mucho, el 50% del precio. Es decir, en ese caso nos prestaría como mucho 100.000 para que, si baja el valor del inmueble y se lo tienen que quedar porque no pagamos, ellos no pierdan

¿Quién sale perjudicado? los que menos cobran, los que menos pueden ahorrar, los que continuarán sin poder pagar una vivienda hoy día porque no dispondrán del otro 50% en efectivo.

Lo último que he oído es que, del sueldo de cada uno, nos han aumentado a 900 y pico euros la cantidad que no nos pueden embargar por impagos hipotecarios. Antes era de 600 y pico, el salario mínimo. Bien ¿o no? ¿qué consecuencia va a traer esto? pues que la banca no va a conceder ninguna hipoteca a nadie que cobre menos de 1.000 euros. Porque si de algo sabe la banca es de garantías y, si no tiene garantías de recuperar su capital y con intereses, no te lo presta.

Conclusión: de nuevo los más pobres, los que menos cobren, dejan de tener acceso a las hipotecas y, por tanto, a ver cómo ahorran para tener una vivienda.

No nos dejemos engañar, esas leyes aprobadas con los votos de casi todos los partidos, son leyes populistas que no resuelven nada o que, incluso, pueden agravar la situación. Pero la gente, el pueblo en general, es ciego en estos aspectos.

Pan et circum.

 

Anuncios

Al país mayo 24, 2011

Posted by hsolo in política.
1 comment so far

«Al País». ABC (Madrid) p. 3. 17/4/1931.

Las elecciones celebradas el domingo me revelan claramente que no tengo hoy el amor de mi pueblo. Mi conciencia me dice que ese desvío no será definitivo, porque procuré siempre servir a España, puesto el único afán en el interés público hasta en las más críticas coyunturas. Un Rey puede equivocarse, y sin duda erré yo alguna vez; pero sé bien que nuestra patria se mostró en todo tiempo generosa ante las culpas sin malicia.

Soy el rey de todos los españoles, y también un español. Hallaría medios sobrados para mantener mis regias prerrogativas, en eficaz forcejeo con quienes las combaten. Pero, resueltamente, quiero apartarme de cuanto sea lanzar a un compatriota contra otro en fratricida guerra civil. No renuncio a ninguno de mis derechos, porque más que míos son depósito acumulado por la Historia, de cuya custodia ha de pedirme un día cuenta rigurosa.

Espero a conocer la auténtica y adecuada expresión de la conciencia colectiva, y mientras habla la nación suspendo deliberadamente el ejercicio del Poder Real y me aparto de España, reconociéndola así como única señora de sus destinos.

También ahora creo cumplir el deber que me dicta mi amor a la Patria. Pido a Dios que tan hondo como yo lo sientan y lo cumplan los demás españoles.

Alfonso una equis y tres palitos

Querido Bambi,

Creo que esta es la primera vez que te escribo e incluso pienso que, sino la última, puede ser el inicio de la despedida.

Si la carta anterior la dirijió un tipo a su pueblo, a pesar de que después de que en unas elecciones municipales similares a las de este domingo pasado, los denominados partidos monárquicos afines a él consiguieran más votos que los republicanos

Abro paréntesis: de todos era sabido que, lo importante no era el número de votos total, pues había el “efecto caciquismo” en los pueblos y, además, creo que no había sufragio universal todavía. Lo importante era el número de concejales en las grandes ciudades, y ahí el rechazo a la monarquía que hasta ahora gobernaba fue abrumador. Cierro paréntesis.

qué no debería hacer usted!!!!

El caso es que el señor ese vio cierto día de Abril de 1931 que el pueblo no le quería y se largó.

¿No cree usted, querido Bambi, que cuanto menos habría que adelantar las elecciones?

Yo no voto personas como, con todos mis respetos, considero han votado la mayoría en esa bella tierra más allá de los Picos of Europe.
Yo no voto unos ideales inquebrantables como veo en algunos partidos de los extremos, que no dan su brazo a torcer pase lo que pase y tengamos la situación que tengamos.

Abro paréntesis: y de los cuales, quizás algún día hable. Cierro paréntesis.

Prefiero partidos más plurales, independientemente de las personas que en ellos estén.

Pero, eso sí, me doy cuenta que si la mayoría de los que están a mi alrededor quieren otros en el poder, habrá y hay que darles la oportunidad, no?

Eso sí, a los que van a entrar no les voy a dar ni 100 días, queremos esas fórmulas mágicas que dicen que tienen para sacar a este país de su situación actual con la mayor celeridad posible. Y no me vale eso de “me lo han dejado peor de lo que nos contaban” que os veo venir.

Aunque intuyo lo que van a hacer, les va a funcionar y la gente no se va a dar ni cuenta: pan et circum.